30 jun. 2013

Kasha picante con shiitake

Vamos a saltear un poco de trigo sarraceno tostado con shiitake. Estas setas le da un sabor fantástico a cualquier plato y en este caso hemos decidio acompañarlas con champiñones y calabacín. Por cierto, decir que nos aportan una cantidad interesante de vitamina B6, la cual es necesaria -entre otras cosas- para la correcta absorción de la 'temida' vitamina B12. ¡Anda! ¿tendré que comprarme ahora un suplemento de B6 para asimilar bien la B12? Jaja... ¡A disfrutar la vida, señores! Con conciencia y sin miedos.


Ingredientes:

Kasha cocido (receta)
3-4 setas shiitake deshidratadas
1 champiñón grande
1 trozo de calabacín
1 pimienta cayena
Salsa tamari
Aceite de oliva de alta calidad
Sal no refinada


Dejamos las setas shiitake 2-3 horas en remojo para que hidraten bien. Pelamos y cortamos los champiñones, las setas y el calabacín en trozos pequeños. Doramos todo ello en la sartén con un poco de aceite y una pimienta cayena troceada. Añadimos un chorrito de tamari a las verduras y mezclamos. Agregamos posteriormente el kasha y salteamos todo junto. Rectificamos de sal y servimos con semillas de sésamo ligeramente tostadas.

25 jun. 2013

La macrobiótica y los platos combinados

La elaboración de platos combinados es una gran propuesta usada en la macrobiótica para asegurarnos una correcta alimentación y acercarnos así a la felicidad que somos. El objetivo de elaborar estos menús es que nos aporte la energía diaria para nuestras tareas, que no causen perjuicios a nuestra salud y que nos dejen satisfecho hasta la siguiente comida.

Como viene siendo habitual en el blog todos estos nuevos platos seguirán siendo sin ingredientes animales, mostrando así que pueden combinarse infinidad de recetas saludables sin salir del reino vegetal.

La macrobiótica, como filosofía de vida que es, engloba muchos principios para saber cocinar correctamente los alimentos y poder elaborar estos menús equilibrados. La intención es exponer un pequeño resumen de aquellas pautas que consideramos más importantes para iniciarse en esta práctica.


1.    Aportando vitalidad y nutrientes necesarios

Hay que tener en cuenta los alimentos fundamentales que vamos a usar para preparar nuestros menús: los cereales serán la base de ellos (arroz integral, alforfón, trigo sarraceno, mijo…), así como el ir acompañados de verduras (cocinadas y/o crudas), proteínas vegetales (amaranto, tofu, tempeh, legumbres…), aceites vegetales (oliva, sésamo…), semillas (lino, sésamo…), frutos secos (nueces, almendras…) y/o algas (kombu, nori, wakame…). Yo recomendaría incluir, aparte, una ensalada cruda si no la contiene el plato mismo, así como una sopa de entrada si nos apetece o una infusión digestiva para terminar la comida. Sabiendo combinar y rotar estos ingredientes nos aseguramos el aportar la vitalidad y los nutrientes necesarios a nuestro organismo.

2.    Aportando saciedad 

2.1.     Los sabores

Cinco sabores son los principales que podemos encontrar en los alimentos: dulce, amargo, salado, ácido y picante. Si mezclamos intuitivamente estos sabores en nuestros platos nos ayudará disfrutar mejor la comida y a saciarnos con ella. La monotonía en el sabor conlleva a no sentirse plenamente satisfecho tras un almuerzo.

El sabor dulce lo encontramos principalmente en cereales como el arroz integral cocido, en verduras como la cebolla o el repollo bien salteados, o incluso en alguna melaza natural como puede ser el sirope de agave. El sabor amargo podemos obtenerlo de las hojas de lechuga, endivias o rúcula, aprovechando así para preparar ensaladas frescas. El sabor salado es fácil obtenerlo con la propia sal, la salsa de soja o tamari, aceitunas encurtidas, etc. El sabor ácido nos llegará de cualquier cítrico que podamos usar para aliñar o preparar alguna salsa (limón, naranja…), así como de los distintos tipos de vinagres existentes. El sabor picante nos lo darán alimentos como la pimienta cayena, el jengibre, la mostaza en polvo o en grano, la pimienta negra o blanca, el curry, etc.

2.2.     Las texturas

Si la macrobiótica da importancia a la distinción entre sabores, también hará lo propio con la textura de los alimentos. Esto ayudará a dejarnos saciados tras su ingesta. Atendiendo a estas texturas, existirán cuatro pares de opuestos a tener en cuenta: caliente-fría (sopa-ensalada), húmeda-seca (arroz cocido-semillas tostadas), crujiente-blanda (pan tipo cracker-hummus), ligera-pesada (cremas de verduras-rebozados o fritos).

3.    Aportando atractivo a los platos

Por último, el ver atractivo nuestro plato también ayudará a hacerlo más apetitoso y que disfrutemos comiéndolo. Para ello, atenderemos tanto a su presentación final, a las formas del corte de sus ingredientes, así como a los colores y vistosidad de los mismos. Miles de verduras, especias, semillas y otros aderezos nos esperan para que comencemos a jugar y presentemos de forma apetitosa nuestros manjares saludables.


Dicho todo esto, no creáis que es tan difícil como pueda parecer, todo es ponerse a experimentar sin preocuparse de los resultados. Simplemente recomiendo querer aprender disfrutando… los resultados irán llegando por sí solos. A partir de los próximos días iremos colgando nuestras prácticas culinarias según estos sencillos principios macrobióticos. Espero que os guste la nueva sección.

23 jun. 2013

Ensalada soba

Recuerdo que hace años descubrí en un restaurante japonés un maravilloso plato que consistía en una enlasada acompañada de tallarines soba. Ciertamente me fascinó y desde ese día me puse a buscar donde podría encontrar esos ricos fideos de alforfón para hacérmela por casa. Con el tiempo he realizado muchas versiones de la misma y hoy, aprovechando que es temporada de buenos tomates, he preparado una versión un tanto veraniega.

En el fondo podeis hacerla como es parezca mejor, la única condición obvia es que sea una ensalada y  contenga estos ricos tallarines. Disfrutadla. 


Ingredientes:

50 gramos de tallarines soba
1 puñado de semillas de sésamo
1 tomate maduro
1 trozo de pepino
Lechuga o espinaca/acelga
Estragón
½  limón
Sal no refinada
Aceite de oliva de alta calidad


En una sartén tostamos un puñado de semillas de sésamo y reservamos. Picar la lechuga finamente en tiras y rellenar la base del plato. Trocear el tomate, el pepino y decorar sobre la lechuga. Cocemos los tallarines en agua con sal, escurrimos y añadimos sobre la base de verduras. Esparcimos ahora las semillas de sésamo tostado y un poco de estragón. Añadimos un chorrito de aceite de oliva, jugo de limón a gusto y listo.

17 jun. 2013

Raíz de malvavisco

 

La Althaea Officinalis o malvavisco es una planta muy valorada por sus cualidades medicinales. Suele consumirse tanto sus flores como la propia raíz, las cuales contienen principalmente propiedades antiinflamatorias o emolientes. Gracias a la abundancia de mucílagos ayudan a rebajar la inflamación en  los riñones, el hígado, vesícula biliar o vejiga. Es óptima contra la diverticulosis (bolsas o inflamación en los intestinos debido, principalmente, a una mala alimentación). También ayuda en inflamaciones o problemas de la piel como quemaduras, abscesos, forúnculos, gingivitis o eccemas.  Suele usarse con buenos resultados en caso de gripe, resfriados, bronquitis o asma. Por otro lado es rica en colina -un componente de los trasmisores neuronales-, ayudando así a mejorar la memoria.

Por último decir que se recomienda masticar esta raíz en los niños, pues ayuda mucho al desarrollo de la dentición.

16 jun. 2013

Arroz integral con cebolla y col blanca

Nuestro primer plato salteado de arroz integral macrobiótico. Muy sencillo de realizar, bastante rico y nutritivo. La receta para la coccion del propio arroz la teneis aquí. Disfrutadla. 

 
 Ingredientes:
 
Arroz integral cocido
1 trozo de col blanca
½ cebolla
½  cucharadita de eneldo
½  de estragón
2 cucharadas de salsa tamari o soja
Aceite de oliva de alta calidad
Sal no refinada

Cortamos las verduras en tiras muy finas. En una sartén añadimos un chorrito de aceite y doramos bien la cebolla primero. Posteriormente añadimos la col y doramos igual. Una vez estén las verduras bien cocinadas añadimos un poco de sal, el eneldo, el estragón y las cucharadas de tamari. Mezclamos bien para que coja sabor. Agregamos finalmente el arroz integral y salteamos todo junto. Servir con semillas de sésamo ligeramente tostadas.

11 jun. 2013

Tallarines soba con alga nori y cebolla

Hoy presentamos otra forma de preparar los ricos fideos soba: con alga nori y cebolla. Es interesante tener en cuenta que las láminas de algas que usamos para hacer el sushi pueden darnos mucho juego para otros platos. Yo suelo comprar en los supermercados chinos los paquetes de 100 láminas por unos 8€, durando así mucho tiempo en mi despensa y teniendo siempre a mano alguna nutritiva alga marina que cocinar. Compradas de esta manera cunden  mucho y a la larga salen muy baratas.
 
 
Para los que no lo sepan, hay que decir que este alga contiene el 'horror vacui' de los veganos... Vitamina B12. Pronto hablaremos de este mito infundado y como la ignorancia y el miedo van de la mano. Además de ello es muy rica en calcio, hierro, yodo, magnesio o potasio. ¡Jolín con estas algas!

Ingredientes
 
Tallarines soba (alforfón)
Alga nori
Cebolla
1 cucharadita de eneldo
Aceite de oliva de alta calidad
Sal no refinada

Cocemos, escurrimos y reservamos los tallarines de soba. Cortamos a gusto un trozo de cebolla y unos trozos de alga nori. En una sartén doramos, con un poco de aceite, ambas verduras junto al eneldo. A continuación agregamos los tallarines, corregimos de sal y mezclamos todo bien. Servimos con semillas de sésamo ligeramente tostadas.

9 jun. 2013

Crudités de zanahoria con hummus y orégano

En la alimentación macrobiótica el garbanzo es una legumbre muy apreciada, así que traigo aquí otra forma sana de comernos un rico hummus. Una vez preparado el puré lo untamos sobre unas zanahorias crudas, bien lavadas y cortadas por la mitad, añadiendo un toque de orégano. Muy fácil ¿no? Pues además está tremendamente rico el platillo. Disfrutadlo. 


6 jun. 2013

Nituke de cebolla, repollo y zanahoria

"De manera general, un Nituke es un plato de verduras salteadas en su propio jugo con muy poco aceite vegetal. Debe ser servido en seco. Ningún plató jugoso puede llevar esta denominación" (George Ohsawa)
 
La mejor manera que definir lo que es el Nituke creo que es acudiendo a las propias palabras de uno de los difusores de la macrobiótica. Sólo añadir que es un plato sabrosísimo de verduras, ideal para acompañar nuestros cereales (arroz integral, alforfón, mijo...), que se cocina a fuego muy lento y que existen infinitas variantes para elaborarlo: de apio y cebollín, de endivia, de berro, etc. Seguro que gustará mucho, así que os animo a experimentarlo.

 
Ingredientes
 
1 trozo de repollo
1 zanahoria
1 cebolla mediana
Aceite de oliva de alta calidad
Sal no refinada


Cortamos en medias lunas la cebolla, en tiras el repollo y en trozos medianos la zanahoria. En una cazuela o sartén amplia vertimos un chorrito de aceite, mientras a fuego medio doramos lentamente la cebolla. Cuando esté ligeramente dorada la salamos levemente y cubrimos con el repollo y sobre éste ponemos las zanahorias. Salamos levemente por encima. Tapamos el recipiente y bajamos el fuego al mínimo, dejando que las verduras se hagan en su propio jugo durante unos 30 minutos.