4 sept. 2013

Amaranto en cocción básica

Presentamos hoy un cereal (o más bien pseudo-cereal) de increible calidad protéica. Para todos aquellos veganos o vegetarianos que tengan dudas de donde obtener sus proteinas diarías ya no tienen excusas. El amaranto tiene mayor cantidad protéica que cualquier otro cereal y de un altísimo valor biológico (más aprovechables por nuestro organismo). 



Debemos dejar claro esto, pues como ya se vió en el mito de las proteinas al organismo le interesa principalemnte obtener los aminoácidos esenciales que el no puede fabricar. Y aquí la carne animal ofrece unos niveles muy normalitos y a la altura de la mayoría de cereales (como el trigo, por ejemplo). Por tanto, no hay necesidad de matar para obtener esos aminoácidos esenciales, pues puedes sacarlos -incluso en mayor cantidad y calidad- del reino vegetal. ¡Sólo es cuestión de querer investigar!

Concretamente el amaranto (u otro pseudo-cereal como la quinoa) ofrecen niveles de aprovechamiento muy por encima de la carne animal, así que no nos sigan viniendo con más 'tontás' de que comer cadáveres te ofrece mejor calidad proteica que las verduras. 

Dejo un dato: el alimento que ofrece la mayor calidad protéica, y a la vez altísimamente aprovechable por nuestro organismo, es el huevo.


Ingredientes:

1 medida de amaranto
3 medidas de agua
Sal no refinada


Ponemos a fuego vivo el agua junto al amaranto y un poco de sal. Cuando rompe a hervir bajamos al mínimo el fuego y dejamos tapado para que se cueza lentamente. En unos 15-20 minutos estará bien cocido y listo para servir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.